dimecres, 31 d’octubre de 2012

Panellets infalibles


El Novembre truca a la porta sense haver demanat permís.
 
Avui hem sortit d'hora a passejar amb el Guix i gairebé no ens hem trobat a ningú, a part d'algun pagès despistat amb l'aixada a l'espatlla i les Wellies plenes de fang. L'herba està molt tupida per les pluges de les darreres setmanes. Algun raig de sol es cola tímid de tant en tant. El vent, tan pesat dies enrera, va parar ahir. No sé si és la calma que precedeix a la tempesta, però en qualsevol cas sé que el fred intents i el mal temps no trigaran en arribar. Això d'aquests dies és gairebé una treva.

Fa dies que volia penjar "la recepta" dels meus pares i no ho he fet abans per manca de temps. Sempre he pensat que els panellets són la dolça avantsala del Nadal, aquell moment màgic en que no m'importaria tornar a tenir set anys. La mare i el pare sempre preparen els panellets a quatre mans, amb una recepta familiar infalible que m'han permès compartir amb vosaltres. Assaborir un d'aquests dolços és veure'm a mi mateixa amb el nas enganxat al vidre entelat de la finestra, veient els cotxes circular sota la pluja.
 
Els panellets del Cinto i la Dolors tenen gust de moltes coses. Com diu el Guix, són un "calidoscopi de sensacions". Per mi són, simplement, els millors panellets que he menjat mai.

N'hi portaré uns quants a en David Banks a veure si és capaç de millora'ls. Segur que no ha tastat uns panellets en tota la seva vida.


Panellets infalibles
(Aprox. 70)

1kg de farina d'ametlla
400gr de moniato
800gr de sucre
3 ous
250gr de pinyons
1 grapat d'ametlles crues (opcional)
2 grapats de farina


1.- Posar els moniatos dins d'una olla ben grossa i cobrir amb aigua. Posar al foc i deixar que bullin fins que en punxal's amb una forquilla aquesta s'enfonsi fins al fons sense resistència. És molt important assegurar-nos de que els monitatos estiguin ben cuits. Ens estalviarà molta feina posteriorment.
2.- Escórrer els moniatos i deixar refredar.
3.- Escampar la farina d'ametlla sobre el màrmol (ben net!) i repartir-hi per sobre el sucre de forma ben homogènia.
4.- Pelar els moniatos (ja freds), xafar amb una forquilla (com si fessim puré de patates) i reparti'ls pel damunt de la farina d'ametlla i el sucre.
5.- Amb les mans, recollir tota la farina d'ametlla, sucre i moniatos apilant-ho tot junt i començar a amassar. Al principi semblarà que és impossible que els ingredients es puguin acabar lligant els uns amb els altres però passats uns pocs minuts veurem que es van integrant. L'objectiu és seguir amassant fins que la mescla ja no s'enganxi a les mans, es vegi homogènia i tingui un aspecte brillant.
6.- En aquest punt, just quan ens diposem a començar a fer els panellets, preescalfar el forn a 200ºC amb escalfor a dalt i a baix. Si el vostre forn té ventilador, millor que millor (ei! que també surten bé sense, eh?).
7.- Agafar porcions de la massa i donar-lis forma de boleta. La mida depèn una mica del gust de cadascú, però us diré que a casa acostumen a ser com una pilota de futbolín. Anem disposant les boletes sobre el marbre i quan en tinguem suficients per omplir una safata de forn les pintem amb els ous batuts amb l'ajuda d'un pinzell de cuina. És bo començar a pintar els panellets que hem fet al començament i deixa'ls mentres anem sucant la resta de manera que l'ou s'enganxi bé a la massa.
8.- Un cop hem acabat de pinta'ls tots (els que posarem a la primera fornada) agafem els primers que hem fet i els arrebossem ben arrebossats amb pinyons. Bé, a casa només s'arrebossen per la part rodona superior i es deixa la base plana sense. Com us podeu imaginar, la cosa va a gustos. També us he de dir que a casa els que triomfen són els panellets de pinyons, pel que gairebé tots els fem així i només a uns quants el hi posem una ametlla al mig.
9.- Un cop arrebossada de pinyons la part superior del panellet, sucar la base en una mica de farina i col·locar a la plata del forn que prèviament haurem cobert amb paper de forn.
10.- Repetir aquestes operacions (arrebossat de pinyons i farina) amb la resta de panellets fins a tenir tota la safata plena.
11.- Enfornar els panellests durant uns 8-10 minuts o fins que adquireixin aquell preciós to daurat.
12.- Destapar l'ampolla de Moscatell, la Ratafia o el Vi de Nous i a disfrutar!!

dissabte, 27 d’octubre de 2012

Chelsea Buns


Avui ha plogut tot el dia. No fa falta apartar les cortines per saber que la pluja segueix allà. Aquesta tarda ha començat a fer fred i s'ha aixecat un vent sorollós i molest. Com diuen per aquí: "The winter is coming". Així que hem fet el què tocava i hem engegat la calefacció. Un dia ideal per fer coses a casa.
Fa uns dies l'Andy em va portar uns "Chelsea buns" que havia comprat a la "Bakery Banks" i la veritat és que em van semblar deliciosos. Això em va fer pensar que feia mesos que no els havia provat. O el que és el mateix: que no els havia preparat al forn de casa. Així que, sense donar-li moltes voltes, he decidit preparar uns Chelsea Buns aquesta tarda que ens solucionin els esmorzars de dos o tres dies. Per sort tenia de tot al rebost.

Aquests panets, per anomena'ls d'alguna manera, són molt populars des del S. XVIII, quan la noblesa urbana els va posar de moda a Londres. És molt comú troba'ls a tot arreu, més o menys elaborats, però sempre deliciosos. Admeten una gran varietat de farcits (melmelada, trossets d'ametlla...) sempre segons els gustos de cadascú, pel que resulten uns dolços molt versàtils. Tot i que l'experiència em diu que els millors Chelsea Buns que pots menjar són els que es preparen a la cuina de casa teva. Així que, si us animeu...


Chelsea Buns
(12 unitats)

Per fer la massa:
450gr de farina
14gr de llevat fresc (de fer pa)
175ml de llet
4 cullerades soperes de sucre
70gr de mantega
1 ou
Un pessic de sal

Per fer el farcit:
30gr de mantega a temperatura ambient
La pela ratllada de mitja llimona
75gr (aprox) de panses
40gr de sucre moreno
Canyela al gust
Una pessic de nou moscada

Pel glassejat:
20ml de llet calenta
2 cullerades soperes de sucre glaç

1.- Posar la farina, el sucre i la sal en un bol ben gros.  Esmicolar el llevat pel damunt i barrejar bé.
2.- Posar la llet al foc en un cassó i afegir-hi la mantega. Remenar de tant en tant fins que la mantega s'hagi fos completament. Retirar del foc i deixar refredar.
3.- Un cop fred, afegir l'ou prèviament batut a la llet i remenar bé. Abocar aquesta mescla al bol de la farina i barrejar bé. Primer amb una espàtula de silicona i, quan comenci a costar, traspassar la massa a una superfície lleugerament enfarinada per poder amassar-la durant uns 10 minuts aproximadament. L'objectiu és que aconseguim una massa ben llisa i brillant. Si us sembla que la massa és massa "dura" i que costa molt de treballar, podeu afegir-hi unes cullerades de llet fins aconseguir la textura desitjada.
4.- Traspassar la massa a un bol ben gros i tapar amb un drap. Deixar en un lloc càlid durant una hora o fins que hagi doblat el seu volum (la podeu deixar dins del microones, però apagat, eh?)
5.- Un cop llevada la massa, disinflar-la clavant-li un cop de puny (sens trecar res, no us animeu!). Traspassar-la novament sobre una superfície enfarinada i, amb l'ajuda d'un corró, allisar-la en forma de rectangle.
6.- Untar la massa amb la mantega a temperatura ambient i escampar pel damunt la resta d'ingredients del farcit.
7.- Amb una mica de compte, enrotllar la massa com si es volgués fer un braç de gitano i tallar-la en 12 trossos.
8.- Traspassar els talls a una plata de forn prèviament engrassada o coberta amb paper de forn i tapa'ls amb un drap de cuina net. Deixar reposar durant una altra hora (vigilant que no els hi toqui cap corrent d'aire).
9.- Passat aquest temps preescalfar el forn a 180ºC. Un cop el forn arribi a la temperatura indicada, posar a coure els Chelsea Buns durant 20 minuts i, passat aquest temps, abaixar la temperatura del forn a 150ºC i coure'ls uns 20 minuts més.
10.- Mentres es van couent, anar preparant el glassejat barrejant la llet calenta amb el sucre glaç. Retirar els Chelsea Buns del forn i inmediatament abocar-hi pel damunt el glassejat. Traspassar a una reixeta i deixar refredar completament.

Mai oblidareu la primera vegada que l'aroma dels Chelsea Buns va impregnar l'aire de la vostra cuina. Ens preparem un te? 


dilluns, 22 d’octubre de 2012

Sin azúcares añadidos

Hace unos días descubrimos divertidos que se nos había terminado el pan. Habíamos estado muy ocupados esa semana y eso había reventado todas nuestras previsiones. Así que optamos por un eficaz plan B: me calcé las botas, cogí el paraguas y me dirigí a la bakery más cercana.
Debo decir que de las tres panaderías que hay en Waterbridge la Banks es la que goza de todas nuestras simpatías y enseguida entenderéis el porqué. La fachada de la Banks Bakery, con su característico escaparate rotulado, parece escapada de una novela de Jane Austen y es una de esas estampas que imprime carácter y autenticidad a la Tremaine Square. De no ser por sus comercios -como la diminuta librería de William o la tiendecita de objetos de regalo de Mrs. Jones- la Tremaine sería sólo una pequeña y aburrida plaza con la estatua en bronce de un antiguo héroe de la 1ª Guerra Mundial incrustada en el césped. El viejo letrero en rojo inglés, negro y dorado anuncia en delicada caligrafía “English Bakery and Tea Room”. El pequeño local es uno de esos lugares en que el tiempo se ha atascado sin grandes conflictos, confiriendo a cada objeto el encanto de otra época. David Banks ha continuado con enorme cariño el negocio de sus padres y de sus abuelos, sin modificar gran cosa, sin cambiar prácticamente nada, consciente del tesoro del que es afortunado depositario. Allí puedes encontrar pan de diferentes tipos y un pequeño pero selecto surtido de exquisita bollería tradicional. Banks elabora con gran competencia un excelente pan artesano según la tradición familiar, aunque también suministra pan industrial -que adquiere a un gran distribuidor- para paladares menos exigentes y/o bolsillos más humildes. En la trastienda hay un pequeño y coqueto espacio muy años cincuenta, con cinco mesitas, un lugar ideal para dejar pasar sin prisas las tardes de invierno. Sirven unos scones deliciosos y preparan con exquisita delicadeza ese té que uno espera degustar cuando estás perdido en un pueblecito de la campiña inglesa y en las calles hace frío, mucho frío.
Ese día no había nadie en la tienda, aunque me llegaban algunas voces desde el Tea Room. Enseguida salió Bridget, la esposa de Banks, una treintañera pelirroja, pizpireta y muy simpática. Bridget sabe perfectamente que preparamos el pan en casa, así que se sorprendió cuando le confesé que venía precisamente a comprar pan. Le pregunté por David, hablamos del tiempo, de sus niños, de Eva, de Richard Curtis, de Almodóvar, de Queen… Cuando me di cuenta hacía pasado una hora de reloj y yo caminaba apresurado de vuelta a casa bajo la lluvia con tres panes estupendos y una bolsa repleta de aromáticos “Chelsea buns”.


Se dice que en los pueblos el tiempo transcurre de otra forma, con un ritmo más pausado. Que eso nos permite paladear la vida con otro pulso, otra cadencia, otro sentimiento. Entre nosotros: estoy harto de escuchar obviedades como las que acabo de escribir dos líneas más arriba, especialmente puestas en boca de amigos, conocidos y familiares que “disfrutan” de la vida en las grandes ciudades, sea Barcelona, Madrid o Londres. Insisto, estoy harto… aunque reconozco que tienen razón. Aquí se vive de otra forma. Para que os hagáis una idea, aquí vivimos tan bien que ni a Eva ni a mí se nos ocurriría comprar un pan embolsado, por muy bonito que sea el envoltorio –y los ingleses tienen mucha gracia para estas cosas- aunque certifique que es “Crusty bread”, “Artisan bread” o “Handmade”, o todo ello a la vez. Especialmente si cuando le echas un vistazo a la composición del supuesto pan te encuentras con estabilizantes, conservantes, emulsionantes y todo tipo de compuestos que comienzan con la letra E.
¿Que dónde quiero ir a parar? Pues muy sencillo. Es que una vez te has acostumbrado a hacer pan en el horno de tu cocina empiezas a ver –y a valorar- las cosas de forma distinta. Tan sencillo como que un buen día decides no conformarte con sucedáneos pudiendo disfrutar de lo auténtico. Y te aseguro que ese nuevo punto de vista terminas aplicándolo, en mayor o menor medida, en todos los órdenes de tu vida. Es un asunto muy serio. Estáis advertidos: cuidado con hacer pan en el horno de vuestra cocina. Una vez lo has probado ya no hay marcha atrás y eso puede cambiarte la vida.
La verdad es que estas líneas eran sólo una excusa para hablaros de la Banks Bakery, ese lugar encantador del que estamos enamorados. Ahora ya lo conocéis.
Que tengáis un buen día. Saludos desde Waterbridge.

Plumcake de plátano, nueces y pastillas de chocolate. Glorioso.

divendres, 12 d’octubre de 2012

Con aroma de pan caliente


Los días se suceden tranquilos en Waterbridge. Las horas de luz se acortan y una semipenumbra plomiza se adueña de todo. El frío avanza con su estrategia de caracol, lento e imparable. Días para disfrutar del hogar. Pocas novedades excepto mucho trabajo en Alfriston Cottage.
En el pueblo tenemos a la pequeña comunidad escocesa muy excitada. El anuncio de la convocatoria del referéndum para dentro de un par de años tiene a muchos de nuestros vecinos en un estado de felicidad indescriptible. He coincidido esta mañana con Mackendrick en la oficina de correos y me ha puesto al corriente de las novedades bajo la mirada cotilla y algo miope de Rose, nuestra funcionaria preferida. Parece que los escoceses han decidido celebrar este sábado el Salmond's Day en homenaje a su líder. "Nosotros ponemos el whisky y vosotros, las borracheras", me ha soplado al oído el bueno de Mack. Le interesa especialmente lo que ocurre en Catalunya y me pregunta siempre que nos vemos. Le he hecho la observación de que su referéndum será en 2014 y ello me ha obligado a explicarle el significado que la fecha de 1714 tiene para los catalanes.
Decía que hay pocas novedades dignas de mención. Eso sí, una de ellas nos ha proporcionado una buena dosis de alegría y sabrosas emociones. Eva ha conseguido por fin hacer pan crujiente en el horno de casa, tras dos intentos fallidos con resultados poco satisfactorios.
A continuación intentaré explicar paso a paso el proceso que os permitirá preparar vuestro propio pan, si os apetece. Puede parecer largo y fatigoso pero no lo es en absoluto. Leed el texto pacientemente y comprobaréis que la mecánica es muy sencilla. Únicamente hay que hacer caso de los detalles. Al final del post hemos colgado un video estupendo "in English". Tranquilos: el video es tan bueno que hace cierto aquello de que una imagen vale más que mil palabras. ¿Nos animamos? Adelante, pues.


Pan rústico crujiente
(una hogaza)

3 tazas de harina
1/2 cucharadita de levadura de panadero (en polvo, no fresca)
1 1/2 cucharaditas de sal
1 1/2 de agua

1.- En un bol grande mezclaremos la harina con la levadura y la sal. Mezclar con la mano hasta que todos los ingredientes estén bien distribuidos.
2.- Añadir el agua y, o bien con la mano, o con una espátula de silicona, remover hasta que todos los ingredientes se hayan integrado. No es necesario que quede una masa perfectamente uniforme, sólo que se integren bien los cuatro ingredientes.
3.- Tapar el bol con plástico de cocina y dejar sobre el mármol 12 horas. Si se hace por la noche, a la mañana siguiente lo tendréis estupendo.
4.- Destapar el bol y trasladar la masa fermentada (que estará enorme, no os asustéis!) sobre el mármol de la cocina bien enharinado. Cuidado! La masa estará muuuuy pegajosa. Enharinaros bien las manos para que no se os pegue (aunque será casi inevitable!).
5.- Espolvorear más harina por encima de la masa para poder manejarla. Darle unos golpecitos con la palma de la mano hasta lograr que nos quede plana y en forma de rectángulo.
6.- Plegaremos la masa en tres trozos sobre su parte más longitudinal y luego haremos lo mismo en el sentido contrario hasta acabar con algo parecido a un cuadrado. La unión de las dos puntas será la típica abertura del pan!
7.- Colocar la masa con la "costura" boca abajo sobre un trapo de cocina de algodón y envolverla.
9.- Para hornear el pan vais a necesitar una olla de hierro, o un recipiente de Pyrex o, incluso, una olla de barro. En todos los casos lo importante es que tenga una capacidad mínima de 3-4 litros, que tenga tapa y, -¡importantísimo!- que se pueda meter en el horno.
10.- Colocar la olla vacía en el horno (sí, vacía!) y precalentar a 250ºC. Una vez haya llegado a la temperatura seleccionada, mantener la olla vacía dentro del horno durante 15-20 minutos más para que esté bien caliente.
11.- Sacar la olla del horno. Con mucho cuidado para no quemarnos pondremos la masa dentro de la misma con la costura en la parte de arriba. No es necesario que engraséis la olla, el pan no se va a pegar a la misma. Palabra de Alfriston! En todo caso, si os queréis quedar más tranquilos podéis poner la masa sobre una hoja de papel de horno y meterla así dentro de la olla.
12.- Hornearemos durante 35 minutos con la tapa puesta.
13.- Pasado este tiempo, destapar. Alucinaréis cuando veáis el "pedazo" de pan que os ha quedado! Dejar en el horno 15 minutos más para que la hogaza acabe de dorarse y nos quede una corteza súper crujiente.
14.- Retirar del horno y de la olla y dejar enfriar el pan sobre una rejilla.

Os aseguro que leído es mil veces más difícil de lo que es realmente. Os dejo el link del video prometido en el que podréis comprobar lo fácil que resulta! Que lo disfrutéis.




diumenge, 7 d’octubre de 2012

Apunte de Botánica amateur

Este verano hemos hecho amistad con uno de los hortelanos de la rivera del Shere. Nuestra amigo, hombre discreto y dicharachero, nos ha rogado que no digamos su nombre. Algunas tardes, cuando salimos a pasear con Guix acostumbramos a encontrarlo trajinando con sus cosas entre árboles frutales, plantas de todo tipo, herramientas de cultivo y tubos de riego, siempre con sus Wellies embarradas. En el huerto tiene un chamizo que es un prodigio arquitectónico del reciclaje de materiales, empotrado entre dos árboles frondosos de troncos dramáticos y recios.
Con Mr. Green, vamos a llamarlo así, practicamos de manera productiva un intercambio desinteresado y amistoso que beneficia a ambas partes, sin acuerdos previos ni normas escritas. Nosotros le obsequiamos con los productos de nuestra destilería clandestina y él, por su parte, de tanto en tanto nos pasa verduras y algunas hortalizas. Cosas de pueblo, ya se sabe.
Hace cosa de un mes, en una de nuestras charlas intrascendentes salió en la conversación que en su huerto cultivaba algunas plantas de algodón. Lo hace por hobby, porque le gusta ver cómo crecen y se desarrollan. De ahí a decirme si quería hacer un reportaje fotográfico todo fue uno. Nos explicó que las semillas se ponen en primavera y el algodón está a punto a principios del otoño. Nosotros no habíamos visto jamás el algodón en rama, por lo que se nos podría calificar de inexpertos ignorantes sin cualificación alguna. Por eso lo que vimos, guiados por las explicaciones de Mr. Green, fue una delicia que queremos compartir con vosotros.
Postdata: esta semana la niebla ha hecho acto de presencia en Waterbridge. Algunas mañanas Chalkwood parecía un fantasma de sí mismo.










Cuando se arranca el algodón el envoltorio ya está seco y terminará cayendo. La bola de algodón encierra en sí misma la semilla. Un prodigio de la naturaleza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...